Publicado el

Unidades SSD se quedan estancadas en los 4TB de capacidad pero los discos duros HDD siguen creciendo

Durante años hemos crecido bajo la idea de que vivimos la era dorada de las unidades de almacenamiento SSD. Una tecnología de memoria que había venido a relevar aparentemente a los tradicionales Discos Duros HDD.

La tecnología de las memorias SSD representó para muchos un salto importante en materia de rendimiento y optimización de velocidades de lectura.

Basta con utilizar una computadora cuyo sistema operativo está instalado en una unidad SSD y compararlo con la velocidad de arranque y procesamiento de otro equipo que utiliza sólo discos HDD para percatarse que la diferencia de performance es abismal.

Cuando comenzamos a ver esas distinciones la conclusión parecía tan obvia como inevitable: las SSD habían llegado para relevar por completo a los “obsoletos” HDD.

Pero la realidad es que tal vez es hasta este año 2022 que hemos caído en cuenta de un pequeño gran detalle que vale la pena evaluar con detenimiento.

Y es que las unidades se estado sólido se han quedado relativamente estancadas en el límite de su capacidad de almacenamiento, mientras que los discos HDD siguen creciendo en su poder de almacenamiento.

Las unidades SSD no pasan de los 4TB por esta razón

Para ser honestos la arquitectura interna de las unidades de almacenamiento de estado sólido SSD son una obra de arte de la ingeniería moderna.

En esencia la lógica de su fabricación es muy similar a los de una memoria USB, donde sus velocidades de lectura son un factor crítico y de gran distinción.

Pero, según nos comparen los colegas de Hard Zone, existirían algunos ejes primordiales que condicionan la capacidad de almacenamiento actual de las SSD: los chips de memoria, su número de capas y bits por celda, así como la cantidad de chips por unidad.

SSD SATA

“Actualmente los SSD se han estancado en memorias con 4 bits por celda (QLC) y saltar a los 5 bits por celda (PLC) no resulta sencillo. Dar el salto a las memorias PLC parece muy complicado.”

Es lo que señala la publicación en donde a nivel técnico dar el salto evolutivo no es costoso ni factible en este momento para el mercado. Todo mientras que resulta muy difícil incrementar la cantidad de capas por memoria.

Micron hasta el momento se presenta como la memoria más avanzada con memorias de 232 capas, pero son complejas de fabricar y su coste no es factible.

A eso se suma el detalle de que las dimensiones físicas SSD también delimitan el articulado de capas para incrementar la capacidad.

Así que parece que las unidades SSD se quedarán en esos 4TB como límite máximo por un buen tiempo.

Ir a la fuente
Author: York Perry